espacio amplio y adaptable, imaginado a la medida

un escultor de renombre mundial necesitaba un amplio taller para crear obra de escala monumental, así como abundante luz natural esencial para su técnica, bajo el cobijo de la fachada ciega de la estructura. En la primera fase se usaron tabiques industriales y concreto aparente para diseñar una fábrica de arte con la cantidad adecuada de interés visual (en un juego contemporáneo con la arquitectura histórica circundante). También se creó un vestíbulo y el taller principal cuyo techo se alza nueve metros hacia una cubierta de acero que ofrece una manipulación precisa de luz y claroscuros. Durante la segunda fase se amplió el estudio a fin de agregar espacio de producción y áreas para el personal. El espacio silencioso y privado, pero a la vez dinámico, es un medio esencial del éxito del artista.

ubicación
méxico, d.f

Cliente
javier marín escultor

Escultor

metros cuadrados
440

terminación
1996 - 2000

Concepto y diseño

Arquitectos Locales

Equipo ga
victor lopez

Colaboración

Perspectivas

Mecánica e iluminación teatral

proyecto de isóptica

Proyecto acústico

Construcción
gantous arquitectos

Diseño de Paisaje

Fotografía
hector velasco

maqueta

Escultura

Diseño de interiores